miércoles, 7 de octubre de 2015

COSCOMATEPEC, PUEBLO MÁGICO Y LA FERIA.

Hablemos de….

Coscomatepec, Pueblo Mágico y la Feria.

Irvin Marcel

El Columnista de Veracruz.com

Ahora si, como en feria les está yendo a los comerciantes de esta ciudad, ya que se rumora el flamante alcalde pretende remover una plaza milenaria, nomas porque se ve fea y no va con su imagen, -los mugrosos y paisas- como se escucha en los pacillos del ayuntamiento, llama a la población trabajadora del campo.

La máxima autoridad municipal Manuel Álvarez (será el), logro tras un año, colocar este hermoso pueblo contra la mayoría de sus habitantes en un digno lugar., hace apenas unos días recibió el tan soñado nombramiento de Pueblo Mágico, haciendo fiesta, poco falto para que los carros alegóricos recorrieran la ciudad, pero los cuetes, baile y hasta copas hubo, después de su arribo a su anhelado Coscomatepec.

Esta ardua labor la logro tras “apoyar” a los comerciantes del primer cuadro de la ciudad, dotándolos de estands de entre 10 y 8 mil pesos a decir de los mismos, pagados por ellos, aunque el milagrito se lo quiso poner el munícipe sin aclarar si los “regalo” o los dio en facilidades, esto no cambian la venta de cualquier fritura, chicharrina, fruta coctelera o helado, que en la esquina puede uno encontrar.

Las famosas “marías”, después de ser reubicadas, también recibieron su estructura metálica, aclaro no todas, ya que algunas no pudieron pagar el “apoyo” de 4 mil pesos por el esqueleto metálico.

Retomando el tema, algunos pocos recibieron con gusto el nombramiento, sabiendo que esta ciudad tienen potencial obviamente sabiendo aprovecharla, ya que aseguran como la mayoría Cosco no es solo el parque, la iglesia, la plazuela y el palacio, tienen más cosas que suponemos, ni el mismo equipo de trabajo que promocionó este nombramiento sabe, ya que del primer cuadro de la ciudad no pasan.

El día de la fiesta, recibió halagos, felicitaciones y claro muestras de cariño de sus más acercados y los que en realidad se benefician de este nombramiento, no todo fue color de rosa, al existir reclamos y fuertes, los cuales era de esperarse pero Manuel Alvares detono contra algunos y de forma poco profesional saco el cobre y literal les dijo; “pinche perro jodido ya quisieras lograr hacer algo por coso”.

Demostrando su poco profesionalismo y trato político, ¡que reacciones podrá llegar a tener! si ahora que se quiere aventurar, -suena el rio- para diputado local, alguien le reclama o le dice lo que en realidad considera, el flamante alcalde, ¿le contestara de manera coloquial? o se estimara una respuesta más ética.

Pero bueno no ahondando en trivialidades, se rumoró muy fuerte el alcalde quiso poner orden, tratando de remover una plaza milenaria y ancestral, además de uno de los puntos fuertes de la ciudad para su nombramiento como Pueblo Mágico, quiere mandarlos al recinto de la feria.

¿Que no se supone la plaza es una de las atracciones del pueblo?, debería de afamarla, además de abrir más espacios a los que todavía acostumbran el trueque, ¿no sabe dónde están señor alcalde?

A esto se le sumó la feria, la cual dejó más suspiros de tristeza que gritos de ánimo con grupos que para muchos, fueron un verdadero relleno, juegos que se están cayendo a pedazos y por poco provocan la muerte de un operador que se menciona podría quedar paralitico.

Una entrada desangelada con cubículos vacíos, una feria llena de personas foráneas pocos comerciantes son de Coscomatepec, la mayoría decidió buscar un espacio afuera del recinto, ya que mencionaron, los estands rondaban los 5 mil pesos, más 300 pesos de luz y lo que se anexara.

Varias irregularidades en los puestos que en su mayoría eran comida y no, por si se lo preguntan,    no vendían comida típica, de los tradicionales taquitos, churros, papas, pizza y demás no pasó, pero eso si un buen de alcohol en todas sus presentaciones y tamaños.

Sobre la carretera llegadas las 6 de la tarde, empezaba el caos vial, elementos de tránsito que lejos de hacer fluir la circulación y tratar de controlar la vialidad, estaban más atentos a quien no traía verificación o salía ya con unas copas encima, para hacerle su debida infracción y cobrarla ellos mismos claro.

Los puestos sobre la calle que llevan al recinto, se destacaban por la falta de supervisión por parte de comercio, salubridad y protección civil que brillo por su ausencia, comercio jamás regulo la venta, salubridad nunca estuvo presente, ya que se instalaron letrinas, así es letrinas, prácticamente en vía publica en pleno siglo XXI, año 2015, en Pueblo Mágico, las cuales para ponerle la cereza al pastel, servían como baño público en la parte trasera de unos bien ubicados puestos de comida de los llamados húmedos, sin instalación de agua.

Protección civil, ni sus luces, afuera, adentro en las calles y por ningún lado, tanques de gas tirados al piso, instalaciones eléctricas con algunos cablecillos pelados, juegos subidos sobre troncos para nivelar y demás serie de retrogradismos que serían innumerables las multas, si en realidad la ley se aplicara conforme a lo establecido.

Y ya para cerrar, hubiera estado bien la presencia de trasporte público, ya que como era de esperarse, los costos en los taxis se duplicó, una corrida local rondaba los 40 pesos y los que se fueron con un amargo sabor de boca al final del día, fueron los visitantes de Córdoba y Huatusco, ya que los viajecitos salían a la primera ciudad en mención en 500 pesotes y a la segunda 250, algunos prefirieron mejor esperar unos momentos más y buscar un lugar donde sentarse a gusto a esperar la primera salida del autobús, para no seguir pagando por algo que lejos estuvo de ser Mágico.

Cabe destacar que todos los días mientras se mantuvo el alboroto, las calles de las colonias aledañas al recinto ferial, fueron bien barridas y por las mañanas, ni una bolsa de basura se notaba dando a entender que es un lugar limpio y con empleados municipales con la camisa súper puesta, pero el día lunes 5 concluida la feria y hasta el momento miércoles, las calles están llenas de basura, que lejos de ser barrida está siendo llevada a otros lares por los vientos.